octubre 13, 2015

Qué se puede ver (y espiar) en Barcelona

Barcelona es una ciudad para experimentar, no para contar. En esa serie de entradas te propongo recorrer los 5 sentidos a través de las sensaciones que te proporciona esta ciudad.


arquitectura de BarcelonaCada vez que recuerdo mi paseo por Barcelona (el primero de muchos, espero), lo que recuerdo son las sensaciones que tuve en un momento u otro. No recuerdo tanto los nombres, las coordenadas geográficas, los datos. La ciudad impacta tanto (y tan bien), que lo que recuerdo son las sensaciones. Así que me gustaría contar y recordar mi viaje así, recorriendo lo que percibieron mis cinco sentidos. Hoy: la vista.

Las primeras vistas de la ciudad

arquitectura de BarcelonaSalí del aeropuerto y en una de sus mismísimas puertas me tomé un bus genial que recorre la ciudad y termina en Plaza Catalunya, un lugar muy céntrico y desde donde se puede conectar con distintas opciones de transporte público. El recorrido desde el aeropuerto es agradable: por la avenida Les Corts Catalanes ya asomaban cientos de edificios hermosos. Las calles se veían limpias, ordenadas, todo perfectamente señalizado.
La verdad que las primeras vistas de la ciudad que uno tiene son muy lindas, y auguran lo que será la visita, a diferencia de otras ciudades, donde uno entra por lugares que espantan.

Surfeando en transporte público

arquitectura de BarcelonaAl llegar a Plaza Catalunya me zambullí en el metro, todavía shockeada por la belleza de los edificios. Algunas avenidas me recordaban a la Avenida de Mayo en Buenos Aires, o a Madrid. No podía creer que todo fuera tan lindo y eficiente. Desconfiaba. ¡Tenía que haber algo que estuviera mal! Así que entré al metro decidida a encontrar algo para criticar. Sí señor.
La realidad es que encontré un poco de calor (llegué en plena ola de calor, con días de 38 grados), ascensores que no funcionaban y escaleras fijas que me obligaban a transportar mi valija, un poco de suciedad... hasta que vi las máquinas expendedoras de alimentos y de pequeños gadget tecnológicos. Encima el vagón estaba impecable. Ok, punto para vos, Barcelona! La experiencia fue siempre igual (o mejor), en los distintos días y horarios en los que tomé el metro. Y los buses de la ciudad también fueron un placer.

Jugándola de local en el Pueblo Nuevo

Poblenou (o Pueblo Nuevo), el barrio donde me hospedé, es residencial hoy en día pero en sus comienzos fue la zona fabril de Barcelona, por eso tiene muchas fábricas recuperadas para fines culturales, de esparcimiento (discos y bares) y hasta vivienda (lofts). A mi me resultó ideal para ir a hacer vida de local y no ser testigo del Truman Show que las ciudades suelen montar, sin proponérselo, para los guiris (o turistas. Pero si quiero parecer local debo decir guiri).
Al recorrer la Rambla de Poblenou en mis primeras horas en la ciudad pude ver que hay mucha vida nocturna. Son las 8 de la noche de un martes y no veo lo que en Buenos Aires: gente corriendo para llegar. Llegar a casa, llegar al súper, llegar al curso, o simplemente escapar de una jornada agotadora en el trabajo o de un transporte público disfuncional y estresante.
No. Esta gente está sentada en las mesas al aire libre de los bares, relajada, hablando de la vida.

Vida con vista al mar

La vida en Barcelona incluye necesariamente al mar, especialmente en verano.
La gente va a la playa después del trabajo. Están los que pasan por su casa a buscar el perro, la bicicleta, o ambos. Y también están los que van directamente desde el trabajo, por lo que no van con traje de bao. Pero no se complican: se desnudan rápidamente con la complicidad de la oscuridad (hay playas nudistas pero este espectáculo no la vi en una de esas) y corren hacia el mar. Listo, cero problemas, y ya se refrescaron después de una jornada laboral.

Obligatorio mirar para arriba 


Casa Milá-La PedreraPor las calles de Barcelona es muy fácil cruzarse con edificios hermosos del siglo XIX que resisten estoicamente el paso del tiempo. Muchas veces, el precio que hay que pagar es que no tengan ascensor y que, encima, tengan unas escaleras diminutas y empinadísimas. Pero muchos de ellos ofrecen, a cambio, interiores amplios y exteriores de una belleza arquitectónica increíble.
Barcelona es una ciudad que ofrece arquitectura modernista de gran nivel a cada paso, sólo hay que mirar para arriba. La belleza se encuentra en muchos lugares de la ciudad pero pareciera estar concentrada en el Passeig de Gràcia, una especie de Avenida Alvear de Buenos Aires donde solían vivir las familias adineradas a comienzos del siglo XX. De hecho, dos de las obras más famosas de Antoni Gaudí están sobre el Paseo de Gracia: la Casa Milá y la Casa Batlló.
Y si se trata de Gaudí y de mirar para arriba, el lugar para hacer eso hasta la tortícolis es La Sagrada Familia, la obra cúlmine del arquitecto español más conocido del mundo.
No sólo el templo está lleno de detalles hasta en las alturas, sino que además Gaudí se encargó de jugar no sólo con las formas, sino también con la entrada de luz natural, que es un espectáculo en sí  mismo.

Del Paseo de Gracia al Raval

El RavalBarcelona lo tiene todo. Me lo habían dicho y pude comprobarlo. Lo que más me gustó es que sea capaz de ofrecer tanta variedad en tan pocos metros cuadrados (comparada con otras ciudades, es pequeña). ¿Y qué más opuesto al Passeig de Gràcia que el barrio del Raval?
La palabra Raval viene del árabe a-rabal que significa “afueras”. En el siglo XIX este barrio (parecido al famoso Barrio Gótico de Barcelona en sus calles angostas, que se pueden ver un poco oscuras si no es mediodía) estaba fuera de las murallas de la ciudad y, una vez derribadas, El Raval sirvió como residencia para la clase trabajadora. Hoy en día aloja a muchas comunidades extranjeras y goza de una fama de inseguro. A juzgar por su estructura laberíntica de calles pequeñas, no me aventuraría a perderme ahí de noche, como sí me animé a hacerlo de día.
El paisaje diurno mezcla comerciantes de diversas nacionalidades con disquerías, barcitos con mucha onda y ropa colgada en los balcones franceses, que hace recordar a la ciudad de Nápoles. A simple vista no hay nada de refinado en El Raval, pero ahí precisamente reside su encanto.

Para cerrar este recorrido visual por Barcelona, te regalo dos tours virtuales por dos de las obras de Gaudí: la Casa Milá (más conocida como La Pedrera) y la Casa Batlló. De nada.

2 comentarios: